8. Discotecas parisinas y día religioso-superficial

Ayer me fui a las Galerías Lafayette, en donde me decidí a tomarme un té yo sola, disfrutando de las vistas y de estar en mi centro comercial favorito.
Como era hora de comer me pedí también algo (¡¡¡carísimo!!!)

Fui a la pista de patinaje, en la que habíamos quedado el grupo de españoles, pero no había nadie, y es que como llovía todos se rajaron. Y yo allí esperando sola, la gente sin avisar ¡Qué bajón! ¿Cómo podía ser que todo el mundo menos yo acordase no ir por llover?? ¡Yo no deshago un plan por lluvia!

Luego me fui a otro centro comercial (lo que yo diga, día completamente superficial, jajaja)
Y me fui para casa del cansancio… pero quedé para salir.
Coline, la madre del niño, dijo que el vecino de arriba hacía una fiesta, que había bajado a invitarnos y que podía ir yo si quería, así que me preparé y me plante allí yo solita “soy la vecina del 3º, cuido a Damon!”

Y genial, eran todos mayores que yo, pero me integré bien. Era la peque y española, había ingleses, italianos, una mexicana ¡y yo les hablaba en todos los idiomas!

Cuando terminó la fiesta, se animaron a ir a la discoteca a la que había quedado en ir después.

Me puse super guapa, quedé con unos compis auxiliares en la disco y de camino conocí a unas francesas super majas que también iban para allí. Pero al llegar…

¡¡¡20 eurazos de discoteca!!!  ¡¡+4 de ropero y 5 una copa!! Pensábamos que costaba 10, pero eran 10 euros si entrabas antes de las 12… Y eran las 2.
De todas formas me gustó mucho. Me encantó la música,  ¡al fin pude ir a una disco en París!
Lo pasamos guay, echando un vistazo por si había chicos guapos, ¡pero nada! Jajaja.

Me divertí un montón y me reí, sobre todo con una compi catalana, ¡qué risas nos echamos las dos!
(Por cierto el finde próximo nos vamos a Estrasburgo.)

Y hoy estoy supercontenta: estuve buscando más discotecas y aún hay unas cuantas del estilo de las que me gustan, en la zona pija. Un día a la semana suelen tener entrada para chicas gratis… ¡el problema es encontrar con quién ir!  Ahora todo el mundo tiene que madrugar al día siguiente. Yo al dar clase, como me obliga a estar en activo y en movimiento, puedo dormir tres horas que lo llevo guay (tampoco os asustéis, sólo lo hice una vez… una semana)

Y hoy por la tarde voy a una reunión de niñeras que hacen en una iglesia: celebran una misa para jóvenes, con música y todo, ¡las canciones son preciosas, las quiero volver a escuchar!

Como podéis comprobar, un fin de semana superficial… ¡y religioso al final!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s