Decálogo del autostopista

Si alguna vez te encuentras en apuro para llegar a un sitio, sea por problema de horario, despiste o desatino, sigue estos experimentados consejos, llegarás a tu destino:

-Dirígete a un contenedor (preferiblemente de reciclaje) y busca un cartón. Mejor que sea blanco, y mejor que sea grande.

-Pide prestado un rotulador grueso en un restaurante.

-Escribe bien en grande el nombre de la ciudad a la que quieres llegar.

-Busca una calle o carretera que lleve a tu destino.
-Sitúate cerca de la calzada (¡pero subido a la acera!) en las proximidades de un semáforo, paso de peatones o salida de rotonda. Al ir a menor velocidad  podrán leer más fácilmente tu cartel y no les costará tanto frenar.
-Coge tu cartel, agárralo con las dos manos y colócalo delante tuya, a la altura del pecho aproximadamente, de forma bien visible. No vale apoyarlo en un sitio y tú esperar sentado esperando a que se pare por amor al arte un buen samaritano, tienes que trabajarlo, así que…

-Busca la mirada de cada conductor a medida que se acercan los coches. El contacto visual genera confianza. Lo contrario provoca desconfianza, además de motivos para escabullirse y pasar de largo (técnicas de venta directa, o sea a puerta fría, o sea venta en la p… calle ¡y esto no es más que una venta!,necesitas que confíen en ti, te compren y te depositen cual carrito de la compra con la mercancía en otro lugar).

-Mantén las manos fuera de los bolsillos, genera también desconfianza, podrían pensar que escondes un objeto peligroso o arma.

-El decálogo debe ser seguido por todos los integrantes del equipo, no solamente por el “pringao” que agarra el cartel. Especialmente importante es el hecho de mantener las manos fuera de los bolsillos si tienes compañeros masculinos.
-Y sobretodo, antes, durante, después y en todo momento, ¡¡¡SONRÍE!!!

*Eficacia  probada haciendo autostop a Burdeos desde Arcachon (Francia).

wpid-dsc_0566