Declaración de intención: “Contra líder” de opinión

Después de que me hubiera dicho mi profesora de oratoria que tengo actitud de líder… me voy a constituir en “contra líder”. No para ser líder de nada ni de nadie, sino para pinchar, hacer pensar en contra de lo establecido, soñar y, desde este pequeño rincón de Pontevedra, REVOLUCIONAR.

               Pues bien, estaba yo en clase de marketing el primer día, cuando nos pide el profesor que nos presentemos y que escojamos un país del mundo y un producto para exportar.
Como no valía Francia, mi favorito y por tanto el que más conozco, por ser demasiado cercano, se me dio por decir India y la meditación.
Y es que justo esa semana, a clase de yoga habían venido unos antiguos alumnos que llevaban dos años en India. Tenían un semblante y transmitía su presencia una paz, que ni el mismo profesor…

-¿Por qué India y la meditación?
Explico entonces que me gustaría exportar la filosofía espiritual de allí, frente a nuestro materialismo occidental. La gente vive con menos cosas, pero con más felicidad.

               Seguimos con la clase, pero más tarde, surge otro tema delicado:
Hablaban de que, exportando a Italia, hay que pagar ciertas veces a la mafia para poder introducir tu mercancía en el país.
Yo dije que no me parecía moral. Que podías negarte a pagar.
-Pero si no pagas no entras, y si no lo haces tú, otro lo hará –responde el profesor, argumentando que se podría perder al cliente.

            Habría que verse en el caso, pero creo que yo no lo haría. Estoy muy concienciada con ese tema. Viviendo en Italia, asistí a una charla en la que nos contaba su experiencia un magistrado antimafia. Contaba que, ante el robo de por ejemplo un coche por parte de la mafia, la forma de recuperarlo era pagar a determinada persona una cantidad. La otra opción era denunciar, proceso mucho más largo… pero más legal.

               Una madre que había sufrido el caso se quejaba de que su hija se quedaba así sin coche durante mucho tiempo, de forma injusta.
-Bueno, si tienes unos principios, algo siempre debes sacrificar…–Nos contaba este admirable magistrado, que vivía 24 horas con tres guardaespaldas pegados.

            Y es que si sólo ves tu beneficio momentáneo, no te das cuenta de que estás apoyando a la larga un sistema perjudicial. Nos quejamos mucho de la corrupción, pero todos caemos llegada la situación. Que tire la primera piedra…
Y si la queremos tirar… empecemos nosotros mismos a cambiar.

Entre eso y lo de exportar la meditación, exclama el profesor:
-Ya tenemos a la “utópica” del grupo…
Pues bien, quizás sea eso lo que yo deba hacer. Frente a tanto “realismo” y podredumbre social, quizás haga falta algo de esperanza y ganas de luchar, por intentar construir algo un poco mejor. Y para mí no se puede construir algo sin usar primero la fe y la imaginación. Porque si no tiene lugar primero en tu mente y no crees en ello ¿cómo vas a ponerte manos a la obra con tu cuerpo?

Así que desde este pequeño espacio, quiero invitar al ensueño, a la reflexión, a un poco (bastante) de imaginación. Porque como dijo Steve Jobs, “aquellos suficientemente locos como para pensar que pueden cambiar el mundo, son los que realmente lo hacen”.

Dicen, también, que cada uno tiene su lugar en el mundo.

Creo que he encontrado el mío…

 

*Mi primer artículo de opinión en el diario digital PontevedraViva.  16-08-2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s