Libre para hacer lo que quiero

Esta semana he aprendido a aceptar mis sombras. O, al menos, algunas de ellas…

Había preparado ya el terreno Sara, mi profesora de Biodanza, quien siempre nos proporciona una pequeña dosis de terapia (además de la terapia en sí que constituye la propia clase). Este martes nos decía pues, que debemos aceptar nuestras sombras, sin temor, sin culpabilidad ya que, como dice ella siempre, ni de lo malo ni de lo bueno, tenemos culpa ni mérito.

Por otro lado, llega el jueves y… 
Escapando de un horroroso personaje de  Halloween (una ensangrentada niña del exorcista que me persigue, podéis leer más en el relato Enfrentar las sombras y brillar), me digo:

-¿Y si en vez de huir, lo encaro y enfrento el miedo?

Entonces llega el fin de semana.
No detallaré cada hecho del retiro meditativo en el que participé. Sólo que he detectado una de mis sombras… y he empezado a hacerle frente.

Después de un bonito viernes en el que compartí meditación, comida, bailes, cantos, miradas cálidas y abrazos con gente que acababa de conocer, me despierto el sábado en la mullida cama de la habitación que me había tocado. Mi compañera está colocando sus cosas en el armario. Empezamos a hablar y, tras un rato, le pregunto:

-Isa,  ¿a qué te dedicas?
-Pues trabajo con niños… “especiales”.
-Con alguna enfermedad, quieres decir, ¿no?
-Sí.
-Vaya… pero seguro que los adoras, ¿verdad?
-Sí, me encantan.
-Imagino. A mí en cambio me dan pena…-continúo.
-¿Pena por qué? ¡Si son felices! Más que nosotros que los vemos desde fuera, ¡y a veces incluso son más cuerdos!

Tanto cariño y luz irradiaba Isa que cuando entra otra chica, exclama:
-¡Cuánto amor se respira en esta habitación!
Contesto yo señalando a mi compañera:
-¡Es ella!

A lo que Isa responde:
-¿Qué dices cariño?, ¡eres tú también!

Y me explica:
-Lucía, somos agua. Los demás son nuestro reflejo. Si vemos algo en otro, sea bueno o malo, es porque está dentro de nosotros también. Además estamos compuestos por moléculas y lo que decimos a nuestro cuerpo, lo que creemos, eso creamos.

Es cierto, había leído una vez los resultados de un experimento en el que si dirigías palabras desagradables al agua contenida en un recipiente, al cabo de unos días repitiendo la misma clase de palabras, las estructuras moleculares se volvían horrendas, más caóticas y fragmentadas. Mientras que las moléculas del agua a la que se dirigían palabras bellas como amistad, amor etc., cobraban una forma mucho más bonita. Es increíble, ¡podéis ver las imágenes en internet!

-Fíjate en lo que te dices a ti misma a lo largo del día, y después me cuentas– añade mi compañera.

Efectivamente, sea por lo que fuere, las palabras que me dirigí ese día estaban relacionadas con culpa y condena.
Así que enfrenté esos sentimientos, intenté aceptarlos… y en vez de ir a la meditación correspondiente, me fui a dibujar un mandala al río que había bajando el jardín.

Una forma para pintar mandalas que aprendí en un taller de Silvia Fernández, es:

Se toman con las manos lápices con los colores del arcoiris, junto con el negro y el blanco.
Se escoge uno, pero con los ojos cerrados, poniendo tu atención en el momento presente y en tu corazón.
A mí me salió el negro y me apeteció dibujar una espiral, que acabo de descubrir que simboliza  crecimiento y evolución.
Después me salió el naranja, así que empecé a pintar el centro, como si fuese una luz. Y posteriormente me apeteció usar el rojo, hasta mezclarlo con el naranja y sacar mi color favorito, ese rosa naranja salmón, que para mí es la mezcla de amarillo de la luz y la energía y el rojo del amor.

Abi me había prestado sus ceras de colores, que eran de gel y se difundían super bien. Así que lo extendí y difuminé suavemente con los dedos. Era una gozada mezclar esos colores a lo largo y ancho del papel, hasta hacer surgir mi color favorito. (Más sobre Abi, un niño mágico, en el capítulo que saldrá  próximamente Viaje Iniciático: De la Bobia a tu corazón).

Por último, anoté siguiendo el camino de la espiral, lo que aprendí… (y sin sentir la sombra de culpa por no estar haciendo lo que se suponía debía hacer)

CIMG5683

   “Soy libre para hacer lo que quiero”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s